Personas que han visitado este blog

martes, 7 de octubre de 2014

Próximo post: Recorrido completo por la bella Italia

Tenía este viaje planeado desde hace 4 años. Durante esos 4 años empecé a añadir y eliminar destinos como por ejemplo Génova, donde no vi muchas cosas interesantes como para parar un día y desviarme varios kilómetros, o Bolonia que durante el viaje tuvimos que preescindir de visitarla para poder tener más tiempo en Venecia.
El viaje en un principio iba a ser de 7 días, pero viendo la gran cantidad de ciudades que queríamos ver y la cantidad de cosas de ver en cada uno de ellos lo alargamos a 10 días.
Las ciudades que en un principio ibamos a ver eran : ROMA, NÁPOLES, POSITANO, SAN GIOVANNI ROTONTO, RIMINI-SAN MARINO, BOLONIA,MESTRE-VENECIA, VERONA, BERGAMO, MILÁN,GENOVA,PISA Y FLORENCIA, para finalmente eliminar a Bolonia y Génova. Es decir, visitamos 13 ciudades en 10 días.
Pese a ser la segunda vez que la visitamos, decidimos quedarnos 3 días en Roma, ya que la primera vez que fuimos no pudimos callejear como quisieramos, ya que fuimos en un crucero. En Nápoles, que era también la segunda vez que la visitabamos, decidimos quedarnos una noche y volver a ver Pompeya. A positano fuimos de camino de San giovanni, donde dormimos una noche. En San Marino también dormimos una noche, aunque en las afueras de la República, en Rimini. Al día siguiente decidimos preescindir de Bolonia e ir directamente a Mestre, donde cogimos un autobús por 1.20 que nos llevó al centro de Venecia. Al día siguiente visitamos Verona cuando ibamos dirección a Bergamo, donde dormimos una noche. Al día siguiente visitamos Milán y Pisa camino a Florencia, donde dormimos 2 noches, preescindiendo también de Génova, aunque nos perdimos camino a Pisa y pudimos llegar al peaje de Génova admirando el precioso paisaje que se encuentra alrededor de la ciudad. Los peajes han sido uno de mis problemas en el viaje, puesto que son bastante caros, desde 8 euros a 30 euros y las carreteras no son las mejores por las que he conducido, aunque merece la pena coger el peaje. Más adelante hablaré de ellos.

VUELO

El vuelo fue directo a Roma desde Málaga. La compañía para no perder la constumbre fue Ryanair. ¿Problemas? una vez más no me miraron el equipaje y pude llevar equipaje de mano y una mochila de más sin problema. El vuelo fue correcto. Hubo un solo problema, que fue que no había sitio para mis maletas y dos de ellas tuvieron que llevarlas a la bodega. A veces pasa esto debido a que personas que no estan acostumbradas a volar ( o eso pienso yo) se dedican a meter sus maletas de mano y sus bolsos y mochilas también en el compartimiendo de maletas, ocupando así el sitio de las maletas de otras personas.
Tanto la ida como la vuelta fue correcto, aunque la vuelta fue con un poco de retraso.
El precio de este vuelo fue de 63 euros.

ALQUILER DE COCHE

Alquilamos el coche para los 10 días a traves de SicilyCar. Todo fue muy bien, aunque contratamos el lleno-lleno y nos dieron un cuarto, pero devolviendo nosotros también un cuarto. Al estar el coche a todo riesgo no hubo ningún problema al entregarlo, ni siquiera lo miraron. El coche tenía algunos golpes sin importancia pero funcionaba correctamente y tenía un gran maletero que era lo que necesitabamos para las maletas de tres personas.
El único inconveniente es que  hay que ir a buscar el coche a un parking cercano al rent a car. Nosotros llegamos de noche y tardamos unos 15 minutos en encontrarlo.
Un pequeño bus va a recogerte al aeropuerto y te lleva al rent a car (2 minutos en coche).


HOTEL DE ROMA

No había manera de encontrar hotel barato y cercano en Roma. Por fin encontramos un camping que nos ofrecia un bungalow practicamente de lujo por un precio muy reducido y a pocos kilómetros de Roma.
El nombre del camping es Happy Village & Camping y lo que nos encontramos al llegar fue muy diferente. Tres camas apretadas, humedad, y el bungalow desde fuera parecia abandonado. Además, al despertarme me encontré toda mi cama llena de hormigas. Alguna comida que compramos también se lleno de hormigas por lo que tuvimos que tirarlo todo.
Además, el primer día nos encontramos con que no había toallas ( 2 euros por unidad) y el papel higiénico también hay que pagarlo (desconozco el precio porque me negué a comprarlo).
El total de las tres noches fue de 160 euros, muy muy económico. Además algo bueno tenía que tener, y es que disponen de un minibus gratuito durante todo el día (cada hora) a la parada de tren más cercana a el camping llamada PRIMA PORTA, desde allí te lleva a la parada de metro  más cercana y desde allí coges el metro hacía donde quieras. Por 6 euros puedes sacar un ticket para metro, tren y bus sin límite.


¿Qué ver en Roma?

La pregunta sería ¿que no ver en Roma?. Roma es una pasada de ciudad, repleta de historia y leyendas a cada paso que des en ella. Incluso un edificio de apartamentos normal puede parecer de la época del imperio romano. Todo es histórico, elegante y bonito.
Yo el primer día decidí visitar la Ciudad del Vaticano. Primero hice cola durante 30 minutos para entrar a la Basílica de San Pedro después de ver la Plaza. La Basílica merece la pena verla, además es gratuita.


 Luego buscamos los Museos del Vaticanos, que están a 2 minutos a pie. Llegamos a la cola para entrar al museo. Después de estar 20 minutos esperando y ver que no se movía nada nos empezamos a desesperar. La desesperación fue mayor después de escuchar a varias personas que se dedicaban a vendernos entradas al triple (40 euros) intentaban vendernos las entradas en alemán,italiano, ruso, español y todos los idiomas existentes avisándonos de que la cola era de 3 horas y media y con esa entrada no había cola. Yo me reía, "Claro, 3 horas y media!! y la entrada que vale 16 y tener que pagar 40 euros. Esta gente se quiere aprovechar de nosotros". Dejé a los demás en la cola y me apresuré a ver como de larga era la cola. A vista no podía ver donde llegaba, así que empecé a andar, y andar, y andar....hasta que llegué a la puerta, efectivamente nos quedaban más de 3 horas de cola. Casi 4 horas estuvimos en cola, ya que sólo dejan pasar pequeños grupos de personas y, por supuesto aquellos que han pagado los 40 euros de entrada. El personal poco amable (como en la mayoría de los museos en los que estuve) pero todo ,todo mereció la pena. Me sentía agobiada de la cantidad de personas  que se encontraba en el interior, la mayoría de origen chino que le echaban fotos hasta a los grifos de los baños.
                                           Techo                                              Suelo

Desde que entras es una obra de arte después de otra. Lo que más me gusto, impresionó, encantó, enamoró...fue sus pinturas. Es increíble la cantidad (y CALIDAD) de pinturas que hay a lo largo del museo. A veces pensé que se trataba de techos tallados y esculturas que sobresalían de la pintura, todo era pintura. Es increíble el 3D de sus pinturas.

 Había veces que me creía que había cortinas de tela y era pintura. Creía que eran marcos con un mapa dentro, y todo era únicamente pintura. Es alucinante y digno de ver, esperar cualquier cola, aguantar a 1239765495675 chinos haciéndo fotos y pagar lo que sea para poder ver algo así.
Por fin llegamos a la Capilla Sixtina. La habitación es grande, con mucha (MUCHÍSIMA) seguridad. Me sorprendió ver a un guardia de seguridad cada 2 metros y regañando a todo el mundo para no echar fotos ni hablar más alto de la cuenta. Me pareció verlo oscuro, no con la claridad que esperaba.
La Capilla Sixtina es de las cosas que más me han gustado de todos los viajes que he hecho. Es impresionantemente bonita, realista, única...No hay más palabras para expresar este arte sabiendo su historia. 
En los museos del Vaticano puedes ver otras cosas que no tienen nada que ver con la pintura o la religión. 


Después de ver los museos del Vaticano decidimos ir a Villa Borghese, un parque muy conocido allí. Realmente no ví mucho del parque, ya que teníamos prisa por comer, pero es precioso.

EL COLISEO. Su entrada es de 12 euros e incluye el Palatino y el foro romano. A mi me encantó el Coliseo, solo de imaginarme que pisaba el mismo suelo y tocaba las mismas paredes que mucha gente del imperio romano se me ponían los vellos de punta.  El Palatino me decepcionó, se encuentra en muy mal estado.







Visitamos también el coliseo de noche, aunque me decepcionó porque pensé que estaría más iluminado.Su parada de metro más cercana es COLOSSEO, línea B.

Otra de las cosas que no puedes perderte en Roma es la famosa FONTANA DI TREVI. Yo tuve la suerte de disfrutarla en el año 2011, aunque atestada de turistas pude tirar mi moneda. Esta vez no tuve tanta suerte, ya que se encontraba en obras. Pusieron una pequeña pasarela para los turistas, pero es lo mismo que verla desde fuera.
  
Al menos pude disfrutar de los helados más buenos del mundo por segunda vez. Hace 4 años los probé por primera vez en el mismo sitio, un lugar que hace esquina a la derecha de la fuente. Los precios no son muy altos. Yo disfruté 3 sabores generosos por 4.50 euros.




Otra cosa que me encanta de Roma es el Monumento a Víctor Manuel II. Es todo de mármol blanco e inmenso, es increíble lo grande que es, no lo sabrás hasta que visites Roma.





El rinconcito más curioso de Roma es LA PLAZA DE LOS CABALLEROS DE MALTA. No lo había visitado nunca , y me parecio muy interesante a la vez que bonito. No está lejos de Roma, está muy cerca del Circo Maximo, a unos 10 minutos andando, aunque es un poco difícil de encontrar y cuando preguntamos no sabían a que nos referíamos, aunque cuando le enseñamos el mapa y le dijimos hacía donde queríamos ir nos indicaron perfectamente. También acudimos de noche con el coche, y aunque no se puede aparcar en la plaza lo podéis hacer en unas de las calles que llevan a ella.
Por la noche tuvimos la suerte de pillar la puerta abierta, un anciano se encontraba en ella despidiéndo a lo que parecían invitados suyos, y las vistas eran impresionantes. El llamado "Secreto de Roma" no tiene desperdicio, y su historia menos aún.
 ¿Qué más visitar? La conocida plaza de España y el Panteón de Agripa.


El Panteón de Agripa impresiona por lo bien que se mantiene.


Otra zona donde estuvimos fue el Trastevere. Me lo recomendaron para comer. Esta más lejos que lo demás, incluso su parada de metro te deja a unos 15 minutos andando. La comida me pareció cara respecto a otros sitios, desde 12 euros sin bebida y además te cobran por sentarte, al final un menu te puede salir por 20/25 euros. Se ofrecen buenos platos, y lo recomiendo a aquellas personas que vayan pocos días a Roma y puedan permitirselo, a mi me quedaban dos semanas por delante y no me atrevía a gastarme dinero en comida pudiendo comer por 6/7 euros con bebida y asiento.


NÁPOLES- POMPEYA- POSITANO

El hotel estaba en el mismo centro, no disponía de aparcamiento, tenía wifi y desayuno buffet (JAJAJAJAJAJAJJAJAJAJA).
El nombre del hotel : HOTEL LA PACE
No tuvimos manera de encontrarlo ya que en el Gps no aparecía, era el antiguo hotel Mexico y era el que aparecía en todas partes, es más, en el interior del hotel el nombre que había en todas partes era HOTEL MÉXICO.
La habitación PARECÍA que estaba bien, grande y limpia (fuerte olor a lejía), las vistas de la ventana es tontería comentarlas, y la habitación era algo cutre y vieja.
 Por la noche, escuchaba el ruido de una tele muy próximo. La nuestra estaba apagada por lo que no entendía como las paredes podían ser tan finas como para escuchar la tele de al lado tanto. Al apagar las luces para dormir me percate de que salía luz del armario, imaginaos mi susto. Cuando me acerqué me dí cuenta que salía de detrás del armario....El armario estaba tapando lo que venía a ser una antigua puerta que únicamente tenía el marco, por lo que en lugar de poner unos cuántos ladrillos para cerrarla decidieron poner un armario.

El desayuno penoso, tanto en calidad como en cantidad. La sala diminuta, no cabían más de 10 personas. Y la mesa buffet era de 2 metros y sin apenas comida...HORRIBLE.


De verdad, esta ciudad es una auténtica locura. Para mi parecer no merece la pena visitar el centro, ni siquiera acercarse a él. Para que os hagáis una idea de lo que pase conduciendo por allí os dejo estos vídeos:
https://www.youtube.com/watch?v=jWM1q8srngQ
https://www.youtube.com/watch?v=btQyeWZ_wWM
https://www.youtube.com/watch?v=G-qMdfzww2c

 Lo pasé fatal, fatal, fatal conduciendo por allí. La gente cruza por donde sea, las motos en prohibida, sin cascos, y tres personas en una misma moto...Me recordó a Bangladesh, es una auténtica locura. Recomiendo no conducir por su centro, y de verdad, creedme...
La ciudad, o su centro, esta sucia, es un caos. La primera vez que fuí había huelga de basura, por lo que podéis imaginar como estaba todo. Lo curioso que la segunda vez que fuí no había ningún tipo de huelga y estaba absolutamente igual !!!! Es horrible la suciedad y  la delincuencia que hay a plena luz del día. Yo realmente pasé miedo. NO VISITE EL CENTRO DE LA CIUDAD, no me apetecía después de lo mal que lo pasé para llegar al hotel con el coche y lo que me encontré en sus calles.
Dejé las maletas en el hotel y me fui a Pompeya. Cuando sales de el centro se va notando por la manera de conducir, es mucho mas tranquila.
Es la segunda vez que visité Pompeya. Su precio es de 11 euros. Merece totalmente la pena Pompeya.

 Pompeya , como todo el mundo sabe, es una ciudad que fue víctima del famoso volcán italiano VESUBIO. A día de hoy se exponen cuerpos de personas y animales que fueron sepultados por la ceniza.  A continuación podéis ver a un perrito retorcido prácticamente, y a una persona que parece que está rezando.






















Si visitais Pompeya podréis visitar muchísimas cosas en sus ruinas, y que a mi parecer no se conservan tan mal.
Lo más curioso es el Lupanar, que se trata de un prostíbulo de la época. En el se pueden ver varias habitaciones, en la parte superior de ellas se puede observar distintos dibujos eróticos. Estos dibujos explicaban el tipo de practica sexual que se llevaba a cabo en la habitación que habia debajo de este. En la habitación se puede ver una cama y almohada de cemento, aunque en la época había un colchon encima de esta. Las prostitutas eran esclavas griegas y asiáticas en general.

Ahora me toca hablar de la cena...¿Donde comer en Nápoles?  Una ciudad tan caótica no podía tener todo malo. Fui a cenar a la mejor pizzería del mundo, y no lo digo yo:




 






































Famosa por la película y libro "Come,reza,ama" es la pizzería por excelencia. Es la mejor pizza del mundo. Cuando llegamos serían las 10 de la noche, había una cola interminable de personas, un hombre llamando por números a sus clientes y la parte de dentro repleta de personas. Me asusté, me faltaban 40 números para entrar, pero en apenas 30 minutos ya había entrado.
Cuando entramos le ví la misma pizza a todo el mundo, y no es casualidad, es que solo ofrecen dos tipos de pizzas, la que yo probé y recomiendo hasta la saciedad es la margarita con doble mozzarella.
No tienes una mesa únicamente para ti, si no que te sientas en una mesa alargada con otra persona desconocida al lado. El camarero te pone un vaso de plástico, te trae la bebida y tus cubiertos. En cinco minutos tienes una pizza que se sale del plato recién hecha en el horno de la entrada para empezar a disfrutar de un sabor que jamás conocerás fuera de Nápoles.

https://www.youtube.com/watch?v=GXy4MFCrsaM

No escribo tan bien como para poder expresar con palabras el sabor de esta pizza, solo os puedo decir una cosa, es la mejor. Tuve el gusto de probar la mejor pizza del mundo y de la pizzería más famosa por el precio de 7 euros. Muy económico.
Ahora tengo la boca hecha agua de pensar en esa pizza...Viajaría a Nápoles solo para volver a comerme otra.
Da Michele....LO FARÓ !!!! 

POSITANO


Esta a una hora de Nápoles, nunca había ido , pero las fotos que he observados durante tantos años de ese paisaje tan peculiar me arrastró hacía allí cuando ibamos de camino a San Giovanni Rotondo.
Unos 20 minutos antes de llegar ya se va viendo un paisaje precioso, se cruza un pueblo muy bonito y tranquilo. A los lados se la carreteran se empiezan a ver distintos miradores para que los viajeros que ven en autobuses puedan parar a echarse fotos.

El camino se me hizo muy ameno gracias a estas vistas. Unos 10 minutos antes de llegar se empezó a complicar el camino. La carretera se estrechaba, y se empezaba a notar las caravanas de autobuses debido a la gran afluencia de turistas que esperaban disfrutar de un día en la costa más bonita de Italia. Muchas curvas y algún tiempo de más para poder bajar hasta sus callejuelas de tiendas dedicalas a el famoso licor italiano limoncello, a las famosas motos Vespa, o al coche fiat 500, entre otras cosas como su famosa cerámica.
Hay distintos hoteles en Positano con vistas privilegiadas, pero desconozco el precio de estos. Es prácticamente imposible aparcar, con suerte encontrarás algún minusválido SIN MATRÍCULA, ya que en Italia es muy común ver minusválidos con un número, es decir, ese minusválido tiene dueño.
Cuando aparcamos (muy cerca de donde se encuentran las tiendas), disfrutamos de un ambiente totalmente distinto al caótico Nápoles, reinaba la tranquilidad pese al turismo.
Me encantaron sus calles estrechas llenas de tiendas de souvenirs, bares y heladerías.
  

Hay que bajar bastante hasta llegar a la playa, realmente era más cuesta que escaleras, por lo que no se hace tan pesado, al igual que la subida. Aunque se hiciese pesado lo haría mil veces por estas vistas...
  
No me pareció muy cara Positano, es normalita. Me encantaría volver, y si pudiera dormir al menos una noche allí y disfrutar de su playa. Me encantó Positano.

SAN GIOVANNI ROTONDO

Estuvimos una noche en San Giovanni Rotondo. Llegamos al mediodía y nos fuímos al día siguiente por la mañana a primera hora.
Nos hospedamos en el Hotel Fini y costó 38 euros la noche. En cuanto a calidad-precio es de risa el precio de esta habitación. Limpieza, moderno, un desayuno muy bueno (el mejor del viaje) que también estaba incluído (Buffet).




Lo que más me llamó la atención de este pueblo fue la fe que le tienen a Padre Pío. Todo llevaba su nombre, todas las tiendas de souvenir lo único que vendían eran productos de Padre Pío, toda la calle llenas de estatuas de Padre Pío,un hospital con una foto gigante de padre pío...



Desde la autovía ya había carteles referidos a Padre pío. Al final de la calle donde se encuentra el hotel Fini, se encuentra el Santuario y museo de Padre Pío. Yo entré primero al museo, donde encuentras su antigua tumba, y alguna que otra cosa.

Por allí es muy barato comer, hay varios bares que ofrecen hamburguesas y pizzas a muy buen precio ( unos 5/6 euros). Tambien hay restaurantes que te ofrecen buena pasta por unos 9/10 euros aproximadamente.


RIMINI- SAN MARINO



Desde San Giovanni hasta Rimini tuvimos que conducir casi 5 horas. En Rimini nos alojamos en el hotel Gaston. El hotel incluía desayuno y wifi y como nota le doy un 6. El personal era agradable y el desayuno normalito.


El desayuno era bueno y de buena calidad, además había variedad. El capuccino ,como en casi todos los lugares de Italia, éxquisito.

En Rimini no hay muchas cosas para ver, pero San Marino es impresionante.
Decidímos quedarnos en Rimini porque pensamos que en San Marino sería caro hospedarse, pero hemos descubierto que no siempre es caro, hemos podido encontrar precios desde 50 euros noche.
Pensé que para entrar a San Marino me pedirían algún tipo de documento (como es el caso en Gibraltar) pero nada de eso, entramos sin darnos cuenta. Accedimos con el coche a la parte de arriba del país (se encuentra en una pequeña montaña) y allí aparcamos (no es muy difícil encontrar aparcamiento).
¿Qué ver en San Marino? la pregunta sería ¿qué no ver?...Os podría decir lo más famoso: Fortaleza de Guaita, Rocca Cesta, Montale, Puerta de San Francisco, Plaza de la libertad...Pero en realidad dándote un paseo por el país puedes verlo todo y además disfrutar del mejor paísaje del viaje.
No recomiendo que visiteis el país si sufrís vértigo, pues los paísajes que encontraréis son similares al de la foto superior. Yo sufro de vértigo y lo pasé verdaderamente mal, pero lo superé como pude para seguir disfrutando de estos paisajes.
Es un país lleno de historia. Sus paísajes son típicos de la Edad Media, y cuando fuimos a ver la tercera torre terminamos en un bosque solitario, con unas antiguas escaleras de piedra que nos bajaban hacía la ciudad. El camino por ese bosque hacía que nos pareciera estar en una película de terror, con el suelo lleno de hojas otoñales, farolas antiguas dando luz al camino, y un bosque en el que se escuchaba algunos ruidos de animales que viven en el.


 El país entero esta rodeado de castillo y torres y de cantidad de armaduras. Hay muchas tiendas de souvenirs en las que se venden productos de muy buena calidad y a un precio asequible. Muchas tiendas de armas, eso sí, el precio no era precisamente económico, lo que más se venden son las ballestas.

Para mí fue uno de los días que más me gusto del viaje. Me encanto el encanto de esta República, de un país que pude hacer a pie en menos de 3 horas.
Para comer tienen una lasaña a la boloñesa y calzones muy buenos. Su especialidad son los helados.
No tienen precios caros, puedes comer a un precio razonable.

En Rimini os aconsejo visitar un centro comercial enorme y muy llamativo.

MESTRE- VENECIA



Desde Rimini a Mestre tardamos unas 2 horas y media. Nos hospedamos en Mestre porque el hotel más barato que encontramos en Venecia costaba 500 euros la noche. Desconozco si hay hoteles más económicos en Venecia, pero busqué muchísimos sin éxito.

En Mestre nos hospedamos en el hotel Club, a 6 minutos andando de la parada de autobús que nos llevó a Venecia centro. Incluía wifi y desayuno buffet, aunque el desayuno era muy pobre.
La recepcionista era un encantó, y además hablaba perfectamente inglés y algo de español.
El hotel era normalito,estaba limpio y el wifi llegaba hasta la habitación, aunque no llegaba a todas las habitaciones pero si en la recepción.
El autobus cuesta 1.20 el viaje y tarda 15 minutos en llevarte a Venecia, la Venecia que todos conocemos.
La recepcionista nos explico perfectamente que autobús coger, en que parada y los horarios. También nos explicó la forma de salir más barato que es comprandolo en el estanco y no en el mismo autobus.

Nada más llegar a Venecia pudimos ver esa ciudad que vemos en las películas, una de las ciudades más románticas que exísten. Y yo me empecé a enamorar. Después de cruzar un puente muy moderno empezamos a ver el encanto de la ciudad, los góndoleros (80 euros por persona por un paseo de 30 minutos), el vaporetto, los miles y miles de turistas...

Cruzamos el Puente Rialto y empezamos a ver las decenas de tiendas de souvenirs entre otras cosas, y carteles que nos indicaban hacía donde ir para ver la Plaza de San Marcos. Muy curioso que alguno de esos "carteles" eran meros grafitis en las paredes indicándote el camino.
Dimos millones de vueltas, porque nos perdimos en alguna ocasión, para llegar a la plaza de San Marcos.

Es inmensa y me sorprendió para bien. Lo que me decepcionó fue la Basílica que "parece" preciosa pero que la tapaba al completo una cantidad increible de andamios.
Visité el famoso Café Florian, el café más famoso e histórico de Venecia, en la mismisima plaza de San Marcos. La distribución interna es muy interesante, son pequeños salones abiertos a la calle que al fondo tienen un corredor que los une a todos.Goethe, Casanova, Musset, George Sand son algunos de los que se sentaron en sus salones. ¿Los precios? como os lo podéis imaginar, muy caro, un capuccino 9 euros. Fuera se puede disfrutar de una pequeña orquesta que toca muy bien y da al lugar un ambiente acogedor y divertido.

 Uno de los museos que más me recomendaron fuero el Palacio Ducal. Su precio es de 16 euros, aunque sus trabajadoras en las taquillas tienen una mala educación poco vista. Mientras nos atendía una mujer de unos 30 y pocos estaba utilizando el móvil y mascándo chicle, le preguntabamos algo y no contestaba porque estaba hablando por whatsapp, luego con muy mala leche nos preguntaba cuantos tickets ibamos a querer como si fuera la tercera vez que nos preguntaba. Le dijimos que dos, y una tenía descuento o no recuerdo si era gratuita debido a la edad del menor que nos acompañaba, ella mismo nos confirmó que el menor tenía descuento, pero a la hora de pagar quería que pagara los 16 euros que finalmente no pagó después de volver a hablar (por 4 vez) con la señorita. El trato fatal.
Me gustó muchísimo aunque pienso que 16 euros es mucho para lo que es. Hay museos mejores más baratos, o incluso gratis (Museo Británico, Londres).

 
El Palacio es inmenso y precioso. Como museo conserva muchísimas pinturas, las mazmorras y muchas armas y armaduras de la época.
Aunque su precio es algo caro, lo recomiendo.

Desde el Palacio Ducal se puede ver el Puente de los suspiros (desde el pasillo de las mazmorras)



Me recomendarón visitar el Taller de Livio de Marchi, estuve 40 minutos buscándolo y lo tenía al lado, pero era diminuto y no valía para nada la pena, y además estaba cerrado.
En la Plaza de San Marcos también podéis ver el Campanile, un particular campanario que se desplomó en 1902 y tuvo que ser reconstruido.
Tambíen tenéis que ver el Ca' d'Oro, Iglesia de San Barnaba (Indiana Jones) y el puente Pugni.
Si tenéis tiempo, os recomiendo ver Burano y Murano, es gustará, pero para ello tendréis que coger un taxi.

¿Dónde comer en venecia?
-

Pizzería L'Angelo en Calle della Mandola,3711. Es muy difícil de encontrar pero podéis probar pizzas por 5 euros.
También podéis comer pasta por 7/8 euros con bebida incluída en calle de la Casseleria, aunque no hay sitio, se pide y te lo ponen para llevar. Es un local muy pequeño, pero la pasta es buena.
Venecia tiene fama de ser cara, pero no es así, si buscas bien encontrarás verdaderos chollos para comer y para traer regalos.
Las camisetas podían costar desde 8 euros a 16 la misma, así que recomiendo mirar todos los puestos y tiendas antes de comprar nada.
Las mascaras venecianas son otra cosa que dicen que son muy caras y para nada, una mascara normal te puede costar 6 euros, luego están las grandes, llenas de plumas y adornos que si pueden cuestan desde 16 euros.



Verona



Mi visita a Verona era únicamente para visitar la casa de Julieta y Romeo, y la tumba. También su anfiteatro, la Piazza delle Erbe, Ponte Scaligero, Piazzale Castel San Pietro..Pero lo único que vi de todo esto fue la casa de Julieta y la de Romeo y el anfiteatro porque me lo encontré por el camino, si no tampoco lo hubiese visto.
Dicen queVerona es una de las ciudades más prósperas de Italia, y no lo dudo. Su anfiteatro se conserva bastante bien, y todo lo demás se encuentra en muy buen estado.
La casa de Julieta (casa di Giulietta) cuesta 6 euros y puedes echarte la foto en el famoso balcón. Dentro del museo puedes ver habitaciones decoradas como en la época, vestidos y poco más.
No merece la pena pagar 6 euros para entrar a casa de un personaje literario que no se sabe con certeza si existió, aunque varios autores de la época también hablaron de ellos y de sus familias (Capuletto y Montesco) en sus novelas. No se sabe si fue ahí donde vivió Julieta realmente, ni se sabe si Romeo vivió en la casa que lleva su nombre. Así que pagas por entrar en la casa de un personaje prácticamente imaginario a día de hoy y hasta que no se descubra lo contrario.



 Si que es gratuito entrar al patio de la casa, donde se puede ver el balcón, la figura de Julieta ( si le tocas el pecho derecho dicen que tendrás suerte en el amor) , la tienda de souvenirs (carísima) y los miles de mensajes de amor que se dejan allí. Dicen que una serie de voluntarios se dedican a contestar  a todas y cada una de las cartas que les llegan de distintas partes del mundo.


Es increíble la cantidad de personas que entraban y salían de aquél patio con un policía siempre en la puerta del patio. Realmente me gustó el ambiente, pero se aprovechan demasiado.
En la tienda me sorprendí una barbaridad, un llavero costaba nada más y nada menos que 9 euros, los candados 15...Todo era carísimo, y no exagero.



La casa de Romeo esta muy cerca de la de Julieta, pero no esta abierta al público y tiene mucha seguridad como se puede ver en la foto.


 Decidimos ir a la tumba de julieta, pero fue una decepción total.
Primero, decidimos seguir las señalizaciones desde la casa de julieta, que entendimos que al estar en calles únicamente peatonales se podía llegar a pie, pero después de 15 minutos andandos decidimos darnos la vuelta e ir en busca del coche.
Tardamos 10 minutos en coche para llegar a un sitio bonito, pero hay que pagar también. Desconozco el precio, después de tanto andar no quise ni mirarlo porque no iba a pagar de todos modos por ver una tumba. Me cuentan que es un museo y ya de paso se puede ver la tumba de Julieta. Otra mentira más de Verona. Para ver la tumba tienes que bajar a un sitio lúgubre y húmedo, donde se ve lo que parece ser una tumba VACÍA. El olor es insoportable, y además cuando ves la tumba vacía y además que tienes que pagar por algo que no existe, porque no existe, pero parece un auténtico timo.
 Me fui enfadada de Verona y no vi nada más, me moría de ganas de irme y llegar a Bergamo.
Mi visita a Verona no fue fructífera y no repetiría.
Después de Verona fuimos directamente a Bérgamo. El viaje duró 1 hora y 15 minutos.

BÉRGAMO

Cuando llegamos a Bergamo tuvimos problemas para encontrar el hotel, ya que no era un hotel, si no unos apartamentos sin cartel. Aparcamos el coche y decidimos buscarlo a pie. Cuando llegamos al portal (nos dimos cuenta de que era el hotel porque en uno de los porterillos lo ponía) , dos hombres salieron de un coche preguntando por mi. Uno de ellos hablaba muy mal español, el otro hablaba inglés, mal pero se le entendía. Por lo visto estaban todas las habitaciones ocupadas e iban a llevarnos a otra parte. Hice las llamadas pertinentes y los seguimos en nuestro coche. Después de equivocarse varias veces llegamos al destino. Un bloque horrible, parecía muy viejo, pero las habitaciones y el interior en sí era precioso. Estaba a medio construir,  faltaba la cafetería que estaban limpiando y últimando detalles, y el ascensor.
El hotel se llama Hotel Fleur de Lis, y esta a 5 minutos a pie de Cittá Alta, un sitio precioso que hay que visitar. Costó 95 euros la noche, más caro que los demás hoteles. Inluía wifi y desayuno, aunque el desayuno había que ir a tomarlo a una cafeteria a 3 minutos a pie.

 Tenía un baño muy moderno y lavadora. Además también minibar, zapateros...A mi me encantó.
El desayuno era en una cafetería muy acogedora que se llamaba "Poeme". La dueña nos ofrecía bollería casera y una bebida, por lo que no era buffet como decían en su web. Pedí un croissant y un capuccino. A los pocos minutos nos trajo lo que habíamos pedido junto a un zumo de naranja y unas pastas. Para mí fue el segundo mejor desayuno del viaje, y no es el primero por no poder pedir más bollería, ya que la calidad era sublime.


¿Que visitar en Bérgamo?

Bergamo es una ciudad preciosa muy cerquita de Milán.
No pude visitar muchas de las cosas que tenía previstas porque uno de nuestros acompañantes estuvo enfermo.
Os recomiendo la ciudad alta (Citta Alta), es el casco antiguo y es absolutamente precioso y recomendable.
También recomiendo Piazza Vecchia, la iglesia de Santa María de Maggiore, La capilla Colleoni, El Batipsterio y el Palacio de la Razón.


    

¿Donde comer en Bérgamo?

No tengo que pensármelo dos veces en Puerto John Martín. Su dirección : Via cremasca 94, Azzano San Paolo, 24035, Bérgamo. Abren a partir de las 7 de la tarde hasta las 12 de la noche.
Es económico y su calidad es muy buena. Lo más interesante es el restaurante en sí, parece que estas comiendo dentro de un barco.
 Hay una camarera argentina y muy servicial, por lo que si os cuesta entender la carta ella os ayudará. Su nombre es Bárbara. El restaurante es de una familia encantadora. Totalmente recomendable.

Milán- Pisa

Tardamos en llegar a Milán 1 hora desde Bérgamo.